En 1938, los hermanos Hermann y Wilhelm Schmidt fundaron la compañía para proveer partes de alta precisión a la industria relojera, la industria más típica de la época en la Selva Negra. La entrada de Hans Schmidt en la empresa en 1952 dio a la pequeña empresa el impulso que requería para transformarse en una empresa industrial a gran escala y a dar el paso definitivo de la relojería a la fabricación de instrumentos de escritura.

En 1969, Rolf Schmidt llegó a ser Director de la empresa con responsabilidad especial sobre la tecnología, y ha jugado un rol importante en la continuación del desarrollo de la compañía desde entonces. Los cambios iniciados dentro de la compañía no solo aseguraron su propia supervivencia durante la transformación estructural de los setenta, sino que además se creó la nueva división de Máquinas (1964) en 1964. La producción de sistemas de escritura con sus ajustadas tolerancias requería una maquinaria de alta precisión y equipamiento. Como esto no estaba disponible en el mercado, Schmidt Technology se vio forzado a desarrollar y construir las máquinas por sí mismo.

Este "departamento", originalmente destinado a proveer los propios requisitos de la empresa, fue volviéndose una división con éxito y autogestionada de Schmidt Technology, la cual se ganó una reputación por méritos propios en el mercado mundial.

La división de sensores fue creada en 1983 para producir un sensor de aceleración piezoeléctrico de uso en los elementos de disparo para los cinturones de seguridad de los coches. Este fue un producto que podía ser fabricado solamente por especialistas garantizando la más alta precisión en grandes cantidades y por largos periodos de tiempo. Este campo también fue ocupado por electrónicos y técnicos de microsistemas durante años, lo que nos ha llevado a alcanzar sistemas de sensores nuevos y más complejos.

La cuarta generación de la familia SCHMIDT está trabajando en la compañía en puestos de responsabilidad durante años.

     
 
Datenschutz